Health Information

Read this in English

(Fungal Infections)

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando oyes la palabra hongo? ¿Piensas en una seta? Una seta es un tipo de hongo, pero los hongos también son un tipo de gérmenes que habitan en la piel de las personas.

La mayor parte del tiempo, estos gérmenes son inofensivos, pero a veces pueden provocar un problema denominado infección por hongos. La expresión puede imponer un poco, pero, si te ocurre a ti, no te preocupes ni te avergüences de ello. Mucha gente tiene infecciones por hongos, pero suelen tener fácil tratamiento porque los hongos raramente se extienden más allá de la piel. Si contraes una de esas infecciones, antes de que te des cuenta, te habrás librado de los hongos.

¿Qué es una infección por hongos?

Los hongos se pueden encontrar en distintas partes de cuerpo. He aquí algunos de los tipos más frecuentes de infecciones por hongos:

Tiña: es un tipo de infección por hongos que afecta al cabello, la piel y las uñas. Cuando afecta a la piel, suele empezar como una pequeña área rojiza del tamaño de un guisante. Conforme va creciendo, se va extendiendo en forma de círculos o anillos. Puesto que los hongos que provocan la tiña pueden vivir en diferentes partes del cuerpo, la tiña recibe un nombre distinto en función de la parte del cuerpo afectada. La tiña del cuero cabelludo afecta a la cabeza, mientras que la tiña corporal afecta a brazos, piernas o pecho.

Pie de atleta: es otro tipo de infección por hongos que suele aparecer entre los dedos de los pies, aunque también puede darse en las uñas, las plantas y los lados de los pies.

Tiña inguinal: es un tipo de infección por hongos que afecta a la ingle y/o la parte alta de los muslos. Tal vez creas que solo la pueden tener los hombres y los chicos, pero también puede afectar a mujeres y chicas.

Candidiasis: Candida es una levadura, similar a un hongo. La infección por esta levadura afecta prioritariamente a la piel que hay alrededor de las uñas y las áreas húmedas que hay alrededor de los orificios corporales. La dermatitis del pañal (una erupción que a veces les sale a algunos bebés en la zona cubierta por el pañal) puede ser un tipo de candidiasis, al igual que la candidiasis oral (los puntitos blancos que a veces les salen a algunos bebés en la boca). Las chicas y las mujeres pueden desarrollar otro tipo de infección por levaduras dentro y alrededor de la vagina, denominada candidiasis vaginal.

¿Por qué a veces los niños desarrollan infecciones por hongos?

Muchos niños contraen infecciones por hongos. A los niños les encanta estar juntos y compartir cosas. Algunas de estas infecciones son contagiosas, lo que significa que se transmiten fácilmente de una persona a otra. El contacto corporal o el hecho de compartir peines o cepillos con una persona que tenga tiña facilita el contagio. Puesto que los hongos necesitan un ambiente cálido, oscuro y húmedo para proliferar, las duchas públicas, las piscinas y los vestuarios, e incluso el calor de los zapatos y calcetines, pueden proporcionar a los hongos un ambiente adecuado para que se reproduzcan.

El hecho de tomar antibióticos puede provocar infecciones por levaduras en algunos niños. Los antibióticos aniquilan los gérmenes nocivos que nos hacen enfermar, pero también pueden matar muchas bacterias inofensivas que tenemos en el cuerpo. Estas bacterias inofensivas normalmente mantienen a raya a las levaduras al competir con ellas por el mismo espacio vital. De ahí que, cuando los antibióticos aniquilan esas bacterias inofensivas, las levaduras pueden proliferar a sus anchas.

A veces, los hongos infectan a algunos niños afectados por trastornos del sistema inmunitario porque sus cuerpos no pueden luchar adecuadamente contra determinados tipos de infecciones. Esto es muy poco frecuente, pero ocurre a veces.

¿Cómo puedo saber si tengo una infección por hongos?

Hay muchos problemas de piel que tienen el mismo aspecto que las infecciones por hongos, de modo que la mejor formas de saber con seguridad si padeces una es consultárselo a tu médico. He aquí algunos de los signos y síntomas en los que os podéis fijar tus padres y tú:

  • Pie de atleta: provoca síntomas que incluyen enrojecimiento, picor, sequedad y agrietamiento de la piel que hay entre los dedos de los pies. A algunas personas también les salen unos bulitos rojos, escamosos y llenos de pus en las plantas y lados de los pies.
  • Tiña inguinal: aparece en forma de una erupción con bordes elevados. Pica y a menudo cursa con escozor o quemazón. Es bastante frecuente, sobre todo en las personas que practican deporte. El hecho de sudar y llevar prendas deportivas facilita el desarrollo de este tipo de erupción.
  • Tiña capitis: empieza como un granito o área escamosa que recuerda a la caspa. El granito o el área escamosa aumenta de tamaño y el cabello del área infectada se puede volver quebradizo y romperse. Esto puede provocar áreas escamosas y calvas, pero el cabello volverá a crecer. Si tienes tiña en los brazos, piernas o pecho, tal vez veas unos puntitos rojos en la piel que van creciendo hasta formar anillos de mayor tamaño.
  • Candidiasis: la infección por levaduras provoca picor en la piel del área afectada, que también puede ponerse roja e inflamarse.

¡Adiós a los hongos!

Librarse de una infección por hongos no es tan difícil. Es posible que, para hacerte un diagnóstico, el médico te frote un área de piel afectada o te recoja un pelo o un trocito de uña para verlos al microscopio. Una vez sepa qué tipo de infección tienes, hay cremas y champús especiales, denominados antimicóticos o antifúngicos, que te ayudarán a librarte de los hongos. Es posible que el médico también te recete un medicamento para tomártelo por boca. En tal caso, asegúrate de tomártelo durante el tiempo que él te indique.

Es posible que las infecciones por hongos no se puedan evitar por completo, pero hay algunas formas de protegerse de ellas. Haz todo lo posible por evitar el pie de atleta del siguiente modo:

  • Lávate los pies diariamente.
  • Sécate bien los pies, sobre todo entre los dedos.
  • En vez de ir descalzo, ponte siempre chanclas de agua en los vestuarios, piscinas y duchas públicas.
  • Lleva siempre calcetines limpios. Si se te mojan o humedecen, asegúrate de cambiártelos cuanto antes.
  • Utiliza polvos para los pies que reducen la transpiración, de venta en farmacias. (Pide antes información a uno de tus padres.)

Evita la tiña inguinal:

  • Llevando ropa interior de algodón, limpia y holgada.
  • Manteniendo limpia y bien seca el área inguinal.

Previene las molestas infecciones por levaduras:

  • Cambiándote o quitándote el traje de baño cuando esté mojado en vez de dejártelo puesto mucho rato.
  • Llevando ropa interior de algodón limpia.

Siempre habrá hongos entre nosotros, ¡pero se lo podemos poner difícil para que proliferen y nos invadan!

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de la revisión: septiembre de 2007

Related Resources